Parestesia, hormigueo o adormecimiento en la esclerosis múltiple.

El hormigueo o adormecimiento (conocido como parestesia en medicina o numbness en inglés) de las extremidades o de alguna parte del cuerpo es un síntoma que casi todos los pacientes de esclerosis múltiple conocemos, ya que, junto a la fatiga y el entumecimiento, es uno de los más comunes de la esclerosis múltiple.

El adormecimiento fue mi primer síntoma y gracias al cual me diagnosticaron. En diciembre de 1997 me desperté con una sensación de hormigueo en la cara (lado derecho), al día siguiente la sensación se extendió al torso, a los brazos y las manos. Recuerdo que le comentaba al médico que la sensación era como cuando te anestesian en el dentista. Tenía 16 años en ese entonces.

En emergencias la neuróloga que me hizo la resonancia magnética me comentó sus sospechas, lo más seguro es que se tratara de una enfermedad autoinmune y degenerativa llamada esclerosis múltiple. Afortunadamente esta sensación no duró más de un par de semanas, y todo volvió a ser “normal”, solo que (después de muchas analíticas y estudios) estaba diagnosticada de esclerosis múltiple.

La verdad es que 22 años después de ese primer síntoma, la parestesia (adormecimiento y hormigueo) sigue teniendo un espacio importante en mi vida. Es el síntoma que siento en la cara o en las manos cuando me estoy excediendo en algo (no descansar suficiente, estresarme mucho por alguna situación, beber mucha cerveza o molestarme mucho por algo). También ha sido un síntoma recurrente en casi todos los brotes que he tenido, he tenido adormecimiento de todo el cuerpo, incluido cuero cabelludo, lengua, boca, piernas, pies, manos, brazos, cara, espalda, además de mucha sensibilidad en la piel. 

A veces me despierto con un brazo o una mano dormida y mi reacción inmediata es subir y mover el brazo, abrir y cerrar la mano para que circule la sangre, ya que seguramente haya dormido en una mala posición o con la mano/brazo debajo de la almohada. Por supuesto que siempre el miedo aparece en esos momentos, y la expectativa de ¿se despertará?

En la imagen se puede ver la marca de las uñas en la palma de mi mano, lo cual causó que me despertara con el brazo totalmente dormido y con sensación de hormigueo. Siempre siento un alivio inmenso cuando comienzo a sentir nuevamente la mano cómo va despertándose, sobre todo después de casi 4 años sin brotes. ¿Sabes perfectamente de que te hablo verdad?

Según MedlinePlus, estos son algunos de los motivos que pueden causar parestesia, adormecimiento y hormigueo, aparte de la esclerosis múltiple:

  • Permanecer en la misma posición sentado o parado por un tiempo prolongado
  • Presión o lesión de un nervio
  • Falta de riego sanguíneo a una zona
  • Niveles anormales de calcio, potasio o sodio en el cuerpo
  • Falta de vitamina B12 u otra vitamina
  • Uso de ciertas medicinas
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Diabetes
  • Migrañas
  • Accidente cerebrovascular
  • Hipotiroidismo

¿Tu has sentido alguna vez hormigueo o adormecimiento en alguna parte de tu cuerpo? ¿cuánto tiempo te duró la sensación? Y ¿qué medidas tomaste o tomas cuando tienes este síntoma? ¿cuál es el síntoma que te avisa de que te estás excediendo en tu vida? Deja tu opinión en los comentarios. Si quieres, puedes contactar directamente conmigo.

¡Un saludo, abrazos y mucha salud y recuperación!

Adriana
Artículos de referencia: Medicina Plus, Parestesia.

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Hugo Vázquez Ortiz

    Los síntomas de parestesia son tal y como la nota los define; en mi caso con casi 30 años de diagnóstico, ese proceso de adormecimiento se ha ido incrementando hasta llegar a la rigidez y al dolor al intentar recuperar la zona afectada.

  2. Yo la verdad es que para este día no tengo yo al menos no soy consciente, lo que sí tengo es cuando me excedo en hacer algún ejercicio o hace mucho calor mi equilibrio se reduce al menos 5 y la fatiga me impide seguir haciendo cosas normalmente

No se admiten más comentarios

  • Suscríbete a la Newsletter