Tratamientos para la esclerosis múltiple

Tratamientos para la esclerosis múltiple

Actualmente no se conoce cura, sin embargo existen distintos tratamientos para la esclerosis múltiple.

Estos tratamientos sirven para aliviar los síntomas o retardar la aparición de nuevos brotes y recaídas. Para saber cuál es el más apropiado para nosotros, debes acudir al médico especialista, quién analizará la evolución de tu enfermedad y el estilo de vida que llevas para determinar cuál de los tratamientos para la esclerosis múltiple es el que más te conviene.

Se deben aclarar todas las dudas con el médico para conocer los efectos secundarios, la duración del tratamiento y su eficacia. Y si es necesario acudir a otro médico para tener una segunda opinión, lo más importante es no quedarnos con todas las dudas con las que yo me quedé cuando me indicaron mi primer tratamiento.

Hay cuatro tipos de tratamientos para la esclerosis múltiple:

  • Tratamiento del brote: se utiliza cuando el paciente sufre de un brote agudo. El tratamiento debe ser recetado y aplicado por un médico especialista y consiste en la administración intravenosa de esteroides (antiinflamatorios) para disminuir los síntomas de forma acelerada.
  • Tratamiento de fondo: son tratamientos a largo plazo para disminuir la frecuencia e intensidad de los brotes. Suelen ser medicamentos inmunosupresores o inmunomoduladores. La mayoría de estos medicamentos son inyectados con frecuencias diarias, semanales o mensuales. Muchas veces causan efectos secundarios como escalofríos, fiebre, fatiga, depresión, molestias en el lugar de la inyección, etc. El médico debe escoger el que mejor se adapte a nosotros.
  • Tratamientos de los síntomas: la esclerosis múltiple al tener síntomas tan diversos requiere de tratamientos también diversos. Por ejemplo para la falta de coordinación, la debilidad muscular y la pérdida del equilibrio se recomienda hacer fisioterapia. La depresión y la ansiedad pueden mejorar tomando antidepresivos (recetados por un médico) y los problemas cognitivos pueden mejorar tratándose con un neuropsicólogo. Y así sucesivamente con cada síntoma.
  • Tratamientos complementarios: son todos aquellas terapias que se utilizan a la par que los tratamientos convencionales. No interfieren con el tratamiento recetado por nuestro neurólogo y en la mayoría de los casos no están reconocidos por la comunidad científica. Como por ejemplo: el reiki, la homeopatía, la apiterapia, acupuntura, medicina china, medicina ayurvédica, etc.

Ya os iré contando de todos los tratamientos para la esclerosis múltiple que he probado y de cómo me han hecho sentir.

Lo más importante es hablar con el médico especialista, escuchar las propuestas de tratamientos que nos hace, aclarar todas las dudas y decidir qué tipo de tratamiento es el mejor en nuestro caso particular.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja tu comentario

  • Suscríbete a la Newsletter