15 cosas que he aprendido de la esclerosis múltiple

Estas son las 15 cosas más importantes que he aprendido de la esclerosis múltiple en estos 20 años de convivencia.

15 cosas que he aprendido de la esclerosis multiple

 

  1. Aprovecha cada oportunidad. Haz lo que quieras, cuando te sea posible y no lo dejes para después. Las oportunidades pasan y no se repiten, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  2. Aprende a adaptarte y a cambiar constantemente, ya que no hay nada seguro en esta vida, y menos si tienes esclerosis múltiple. La vida es cambio y el pez que no se mueve es porque está muerto. El cambio te enriquece y te hace crecer y mejorar.
  3. Ten siempre tu mejor actitud ante la vida, ya que ésta modifica las situaciones que vives, actitud positiva atrae cosas positivas. No importa lo mal que te sientas, o lo mucho que te canses, intenta mantenerte positivo y la vida te seguirá los pasos.
  4. El mayor apoyo que alguien te puede brindar es confiar en ti y tus capacidades en los momentos más difíciles, durante un brote o cuando los síntomas no desaparezcan tan rápido como quisieras. En esos momentos necesitas que alguien te confirme que vas a estar mejor y que pase lo que pase estará ahí para ayudarte.
  5. Vive la vida minuto a minuto, porque no sabes qué puede pasar mañana o en una hora. Es bueno planificar pero siempre con los pies en la tierra y considerando todos los pros y contras que pudieran pasar.
  6. Conoce tu cuerpo mejor que nadie, explórate, escúchate, conócete y acéptate. No dejes que alguien externo intente comprender mejor que tu tus propias emociones, sensaciones y tus síntomas. Nadie como tu para ponerse en tus zapatos.
  7. Tu vida es tuya y de nadie más. No quieras complacer a los demás, porque al final te agotarás y no podrás complacerlos a todos. Lee el punto no. 15 y entenderás a qué me refiero.
  8. Nada es tan malo como lo vemos en el primer momento, siempre habrá alguna opción peor y una situación más dramática que la tuya. Si esta situación te ha tocado vivirla a ti, no hay motivos para creer que eres incapaz de superarla.
  9. No juzgar a las personas ni a las decisiones que toman, porque no conocemos su historia o las motivaciones que los han llevado hasta allí. Al igual que tu, quizás otra persona puede estar extremadamente cansada y por eso no le cede el asiento a la persona mayor. No hagas prejuicios sin conocer todos los detalles de la situación.
  10. Tener una mentalidad positiva ayuda siempre y en cada situación. Ya se que lo he comentado en el punto no. 3 y en este caso me refiero a pensar siempre en la parte positiva de cada situación. Todo en esta vida tiene dos caras, la positiva y la negativa, enfócate en el lado positivo de las situaciones.
  11. Pedir ayuda no es símbolo de debilidad sino todo lo contrario, implica una gran fortaleza interna. Muchas veces no pedimos ayuda por vergüenza, por no querer aceptar que ya no podemos más o que la situación se nos ha ido de las manos. Demuestra tu fuerza aceptando estos momentos y pidiendo ayuda a alguien de confianza, la mayoría de las personas estarán más que dispuestas a ayudarte.
  12. Confía en tu intuición, si algo no te da buena vibra no tienes por qué hacerlo, aunque el mundo entero esté en tu contra. Desde tiempos remotos el ser humano ha confiado en sus instintos y de este modo se ha evitado muchos disgustos.
  13. Aléjate de todo lo tóxico, aquí incluyo a la gente, las situaciones, los alimentos, las noticias y los hábitos que puedan llegar a ser tóxicos para ti. No nos imaginamos de lo que nos influyen algunas personas, situaciones o hábitos hasta que no los dejamos de hacer y experimentamos el grandioso cambio que  ocurre en nosotros y nuestro cuerpo.
  14. Practica la compasión, cada persona es un mundo y hay que aceptar a cada quien como es. La compasión nos permite ponernos en el zapato ajeno y entender al otro tan cual es, sin querer cambiarlo, sin querer que se parezca más a nosotros. Aceptación y compasión, cada quien tiene una lección que aprender en este vida y muy pocos aprenden por experiencia ajena.
  15. Lo más importante eres tu, lo segundo más importante eres tu y lo tercero más importante eres tu. Ya luego, si estás satisfecho contigo mismo, puedes pensar en los demás porque si no estás bien tu, cómo pretendes ayudar a los demás. Ya se que puede sonar egoísta pero verás que es todo lo contrario. Si yo no estuviera bien y no hubiera aprendido todas estas lecciones cómo podría ayudarte a ti a aprenderlas y a vivir mejor a pesar de la esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple es una de esas maestras malas, estrictas, bruscas y poco cariñosas, todos hemos tenido una en el colegio. Lo que está clarísimo es que no puedes pasar por ella sin aprender muchísimas cosas, positivas o negativas que te ayudarán por el resto de tu vida y te marcarán por siempre.

Escucha a tu maestra, y entiende los mensajes que quiere darte. Si necesitas ayuda para entenderla, no dejes de contactarme para una sesión de coaching personalizada haciendo click aquí. Hay mucho más de lo que pensamos en cada síntoma y cada situación.

Y a ti ¿qué te ha enseñado la esclerosis múltiple? Compartelo en los comentarios.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

6 comentarios

  1. Al igual a tus puntos muy buenos,a Tolerar y saber q doy cada día más fuerte aunq físicamente no sea así emocionalmente, si

    • Estoy de acuerdo contigo, la esclerosis múltiple nos recuerda lo fuerte que somos y nos enseña a ser más tolerantes. Un abrazo!

  2. Lo comparto 100%! Yo estoy trabajando en lo de pensar en mi y pensar que soy lo más importante, que eso me flojea, jajaja. Pero es completamente cierto, si no pensamos nosotr@s en nosotr@s mism@s, nadie lo hará

  3. Excelentes palabras y muy certeras!

Deja tu comentario

  • Suscríbete a la Newsletter